Relaciones de tres: los amores compartidos.
Enlaces patrocinados
Siguenos en Facebook
Siguenos en Twitter

Relaciones de tres: los amores compartidos.

Relaciones de tres: los amores compartidos.

  1. Dos o uno.
  2. La superficialidad y el amor maduro.
  3. Algunas pautas para superar esta situación.
Relaciones de tres: Amores compartidos

Relaciones de tres: Amores compartidos

1- Dos o uno.

Son comunes las personas emocionalmente inmaduras o inestables, que permiten la existencia de relaciones dobles en su vida, todo esto buscando mantener una sensación de seguridad y amor que la persona dada su propia inmadurez es capaz de asimilar por si misma. Lo ideal seria una relación lo bastante madura para impedir que un tercero entre en la relación cuando de hecho ya existe una persona en nuestras vidas, pero esto no siempre es así. Y algunas personas permiten ser cortejadas por otras personas y aun mas les permiten el acceso a sus propias vidas, ajenas a aquel o aquella que ya esta en su vida de hecho.

Cierto es que todo responde a una necesidad de selección de quien será la pareja, una tendencia natural que ya esta grabada en nuestros genes, pero esto no quiere decir que por el hecho de estar en busca de nuestra pareja, se tenga que entrar en relaciones paralelas, o en situaciones de semicompromiso con mas de una persona.

Las sociedades actuales y en un mundo cada vez mas globalizado nos permite una oportunidad sin igual de encontrarnos con personas con diferencias entre si, lo que permite quizás una mayor selectividad en lo que a pareja se refiere.

En las relaciones paralelas se da el caso que incluso la persona llega a aceptar que siente amor por ambas personas, viviendo relaciones que pueden parecer profundas y con sólidas bases, pero de hecho las relaciones se basan en el respeto, la integridad y el amor, aspectos que habrían de ponerse en duda, porque a la larga una de las personas o en ocasiones todos terminaran por salir dañados, de esta clase de relaciones.

Con ciertas reservas se podría decir que quien participa de este tipo de relaciones tan solo ama sus propios sentimientos, sensaciones y la seguridad que le brindan si se trata de una persona insegura el encontrarse en estas situaciones, mas en lo que respecta a un sentimiento maduro para con las otras personas esto quedaría en duda, sentirse bien con alguien es algo diametralmente a estar enamorado aunque claro una situación puede conducir a la otra.

En muchos casos la persona se encuentra en una relación, cuando otra persona aparece en su camino, le permite que se acerque a ella, le permite el acceso a su vida, pero no se atreve a decidirse por ninguna de las dos, en realidad y aunque las personas que se envuelven en este tipo de situaciones sufren de cierta ansiedad parecen sentirse cómodos.

Cuando existe ya una relación en nuestras vidas, y nos encontramos la oportunidad de iniciar nuevamente la sensación del enamoramiento, volver a encontrar la novedad, suponiendo que esto es un complemente a la relación tranquila que ya vivimos.

En la realidad de los hechos y a pesar de que la persona involucrada se sienta cómoda de sentir que dos personas están interesadas en el o ella. Los resultados por lo general son adversos, el problema no es sentir atracción por otras personas, el problema radica en envolverse en relaciones dañinas y destructivas, que pueden causar serios danos a otras personas.

Lo ideal es una relación de uno a uno con nuestra pareja, y si es que en realidad existe amor no se debería de aceptar una relación mas hasta no haber concluido o resuelto la relación que ya existe en nuestras vidas.

2- La superficialidad y el amor maduro.

Si estas envuelto en una de esta clase de relaciones paralelas tengo que decirte que esto es tan solo superficial y con ambas personas, las relaciones son diametralmente opuestas y solo pueden generar sufrimiento y muchos mal entendidos que a la larga nos causaran daño tanto a nosotros mismos, como a todos los involucrados en esta clase de relaciones.

Aunque a corto plazo parezcamos disfrutar la novedad y todo esa serie de sentimientos fugaces que estas relaciones nos pueden generar, debemos de reconocer que en el fondo es una falta de respeto para con las otras personas, una relación en la que solo nuestros propios puntos de vista son tomados en cuenta y las otras personas solo son vista como una especie de marioneta para satisfacer tan solo nuestras propias necesidades.

El hecho de entablar parejas es una necesidad consecuentemente biológica, porque ya desde que nacemos estamos programados con una de los dos géneros sexuales y la tendencia que ira surgiendo con el desarrollo para buscar pareja, también involucra factores sociales como las buenas costumbres, los valores morales y personales, los aspectos que las religiones nos enseñan y los aspectos psicológicos que van en el aspecto mas profundo, las tendencias sexuales que el psicoanálisis ha tenido a bien desentrañar, los sentimientos, las sustancias bioquímicas que interactúan en nuestra mente para hacernos sentir bien con la otra persona y que permiten que podamos forjar una pareja, con la cual sentirnos bien y a la larga reproducir nuestros genes para la eternidad.

Pero el formar una pareja involucra algo mas que solo las sensaciones del primer enamoramiento, incluye toda una visión del mundo, toda una experiencia en la que nos envolvemos y que solo se puede alcanzar mediante un amor maduro y respetuoso, esto incluye, todos los planes que las parejas hacen para un futuro, desear lo mejor para la otra persona, complementar a esa persona y que esa persona nos complemente, no se puede hacer planes a futuro con dos personas esto es incompatible, ya que de ser así no tendrá feliz termino ni una ni otra de la relaciones.

Lo mas ideal es compartir nuestros sentimientos, nuestra vida tan solo con una persona, sabiendo que lo mejor para esta persona es esto, tenemos que entregarnos totalmente a esa persona, dejando de lado sentimientos ocultos o egoístas, no podemos olvidar el daño que causaremos si buscamos de una manera irresponsable inmadura satisfacer nuestros propios deseos o intereses momentáneos, un amor maduro involucra la capacidad de ser sincero tanto con la otra persona tanto como con nosotros mismos.

El verdadero amor, el amor maduro y consecuente incluye también un sacrificio, además de la constancia y la entrega, es un vaivén en el que la persona busca realizarse resolviendo tanto sus propias situaciones como las que aparezcan en pareja, tratando de mantener siempre el interés inicial, el amor sin dejarse llevar por tentaciones o intereses inútiles o momentáneos, esto conduce a una fidelidad madura, quien así lo vive difícilmente aceptara el involucrarse en relaciones paralelas con alguien mas hasta no haber aclarado su propia situación de una manera satisfactoria y consecuente.

3- Algunas pautas para superar esta situación.

En primera instancia los mas preferible es evitar estas situaciones de raíz es decir en el momento en que están surgiendo en nuestras vidas, si alguien mas esta apareciendo en nuestras vidas y nos estamos sintiendo atraídos, nos gusta, debemos detenernos un instante y reflexionar sobre lo que estamos sintiendo o haciendo, diferenciando las relaciones que tienen futuro y son consecuentes y apropiadas de un mero enamoramiento fugaz o una aventura.

En ocasiones solo se trata de una sensación fugaz, de una atracción tan solo física que puede estar originada por diversas causas tales como el querer volver a sentir las sensaciones de la primera vez, interés en alguna aspecto de la otra persona pero no en la persona en si, o una manera de escapar de nuestra realidad.

Debemos pensar si merece la pena arriesgar lo que ya tenemos por un capricho y el daño que se le causara a la otra persona a causa de esta ilusión, hemos de medir las consecuencias y ser conscientes de lo que haremos antes de satisfacer el deseo de iniciar algo nuevo con otra persona.

Ahora si pasando la reflexión nos damos cuenta que es lo mas apropiado para nosotros, no debemos esperar a ver que ocurre por si mismo, debemos ser sinceros con nosotros mismos y con nuestra pareja actual sobre lo que sucede, al decidirse la honestidad y la verdad son dos factores claves para evitar grandes danos a futuros, tanto a nosotros mismos como a las personas que involucremos. Se tiene que hablar con sinceridad, no es necesario dar las explicaciones hasta límites insospechados pero si mantener la sinceridad, y el deseo consciente de evitar danos a los demás.

Lo mismo aplica si te encuentras en una de estas relaciones paralelas, sea por lo que sea que te has involucrado en ella debes de buscar conscientemente una repuesta y decidirte por una de las dos personas, quedándote con la que crees la mas adecuado y siendo sincera con la otro, a la vez de tratar de mantener una lejanía certera de la persona con la que estas terminando, te garantizo que la sinceridad aunque en el momento parezca dura y difícil a la larga será la que garantizara que grandes problemas no se sucedan por esta causa.

Lic. Javier Lovo.
Psicologo.
Fuente: http://www.javierlovo.com

Publicaciones Relacionadas:

Enlaces patrocinados
Siguenos en Twitter
Suscripción

Ingresa tu e-mail y recibe lo más reciente en tu bandeja de entrada: