Los caballeros las prefieren con curvas
Enlaces patrocinados
Siguenos en Facebook
Siguenos en Twitter

Los caballeros las prefieren con curvas

Adentrándonos en la historia apreciamos como el modelo ideal de belleza femenina ha ido cambiando dependiendo de los movimientos sociales y artísticos y, ajustándose al canon reinante de cada época para ser más valoradas y aceptadas por la sociedad.

Los hombres las prefieren con curvas

Los caballeros las prefieren con curvas

Al llegar a nuestros días, el concepto de belleza parece estar bastante distorsionado, todo ello «gracias» al consumismo, la industria de la moda, el cine o los medios de comunicación de masas, que de una manera vertiginosa, han tenido en su mano el cambio del ideal del físico de la mujer.

Cambiar el canon de belleza depende de todas las mujeres: el gran desafío

Subjetivamente, hay dos tipos de cuerpo perfecto: primeramente, el cuerpo ideal que anhelan todas las mujeres: una figura de modelo de pasarela, excesivamente delgada y de complexión esquelética (el nuevo prototipo que no supera la talla 36); y en segundo lugar, ese icono de sensualidad que les atrae a los hombres: la predilección por un cuerpo sexy relleno de algo más que huesos, de exuberante y atlética figura, por encima de la talla 40, cuerpos reales con pecho, escotes generosos, caderas y trasero, las medidas 90-60-90…

 La imagen de la mujer andrógina, ultra delgada, de líneas rectas, de busto plano, de trasero sin volumen, con ojeras y cara demacrada, con la piel apagada y cara de tristeza, y sin pensamiento propio, ya comienza a ser parte del pasado, abriendo la oportunidad una nueva etapa de la construcción de la mujer de este siglo, donde lo que es considerado bello, hoy incluye el conjunto del «ser», donde la mente, el cuerpo y el alma son valorados en un mundo tan frívolo como el que estamos inmersos.

La era de las mujeres «maniquíes» ha llegado a su fin y las curvas adquirirán el poder que se les otorga, las curvas reales serán la actitud de la futura belleza femenina, la esencia de la imagen externa de la mujer y la ambrosía de su porte.

Fuente: Revista Donna Deluxe

Publicaciones Relacionadas:

Enlaces patrocinados
Siguenos en Twitter
Suscripción

Ingresa tu e-mail y recibe lo más reciente en tu bandeja de entrada: