Soy mi propia entrenadora… ¡Tú también puedes serlo!
Enlaces patrocinados
Siguenos en Facebook
Siguenos en Twitter

Soy mi propia entrenadora… ¡Tú también puedes serlo!

Sé tu propia entrenadora

Sé tu propia entrenadora

Ocuparme de mí un rato, hace mi actividad diaria más dinámica y divertida. Ahora tengo más amigos y me siento muy bien. Sigue estos consejos que te voy a dar y después de una semana de entrenamiento te escucharás diciendo en poco tiempo lo mismo que yo. ¡Ok! Aquí vamos… imprime esta página y pégala en tu dormitorio.

Mi primera rutina de entrenamiento para bajar de peso fue dejar de dar vueltas en la cocina, así que ya no realizo tantos viajes hacia allá y estoy segura que hasta la puerta de la nevera me lo agradeció. Me di cuenta que ya no tenía energía para levantarme a poner una película en el DVD o ir a otro cuarto, arreglarme para salir, en fin… no tenía ánimos de nada.

¡Una gran patata sobre la cama!

Ser el centro de las burlas de mis amigos, la escuela y de mi casa no es muy agradable. La frase venenosa era: “Mírala, es cómo una gran patata en la cama”; pero ahora ya no me la pueden decir; y a la gente ya se le ha olvidado… ¡afortunadamente!!!. En ese tiempo ya no quería ir a ningún lado o hacer nada, siempre me sentía muy agotada física y mentalmente, y eso fue lo que ya no me gusto y me inquietó mucho. Ya no me sentía bien, además me di cuenta que no lucía bonita. En algún momento de mi vida y sin darme cuenta había dejado de cuidarme, y tan solo tenía 19 años, ¡Uau!… una de las mejores etapa de mi vida.

Para ese entonces quise darle un vuelco a mi vida, ya no era posible dejar pasar un día más y decidí convertirme en mi propia entrenadora personal, haciendo de mi salud la única prioridad. Aquí hay algunos consejos que me ayudaron a verme mejor y a sentirme otra persona, y los quiero compartir contigo:

Mi visita al doctor

Primero, empecé a disminuir las grandes cantidades de comida chatarra, y luego visité a mi doctora. Ella dijo que estaba bien que hubiese tomado la iniciativa de mejorar mi salud. Por supuesto, no salí de allí sin la recomendación de que siguiera una dieta saludable y ejercicios para sentirme mejor y estar más vigorosa.

Mi plan secreto

1era. Fase: Las mascotas: Son las mejores compañeras de batalla.

La idea de correr 1 hora fue para mí como cambiar de “granito a palomitas de maíz (cotufitas)”. Y me preguntaba siempre ¿quieres tener unas medidas súper? Pues lo hice y tuve que jugármelas todas hasta lograr mis anheladas metas. Al empezar mis ejercicios, prometí a mi perrita Ponky, quien había tenido un pequeño cachorrito, una rápida caminata todo los días, y así ambas nos pondríamos en forma. Igualmente, mejorar mi dieta me comprometía a comer vegetales en el almuerzo y durante la cena.

2da. Fase: Agregar otra actividad a la lista.

Caminar diariamente Ponky.
…Y comer más vegetales.
Esas dos pequeñas cosas se ajustaron perfectamente a mi rutina. Quizás no se vea suficiente, pero empezar así fue más rápido y más sencillo que seguir una lista enorme de reglas.

¿Cómo lo estoy haciendo?

Ha pasado un mes, y no puedo creer lo bien que me siento. Tengo muchas energías y duermo mejor en las noches. Incluso, hasta mi perrita Ponky va a la peluquería… que linda está, y antes me daba mucha flojera llevarla.

3ra. Fase: Plena vitalidad

Mis rutinas han hecho que mi físico se vea mejor, y ahora quiero mantenerme siempre saludable. Hoy en día estoy más segura de lo que me propongo, y puedo lograr mis metas en cortos plazos.

También decidí agregar algunos trotes a mis ejercicios diarios. Por incrementar el trote en mis caminatas, fortalecí mi corazón y endurecí mis músculos. Además decidí eliminar el número de sodas, refrescos y bebidas. Ahora tomo bebidas bajas en calorías, jugos naturales y mucha agua.

4ta. Fase del plan: Aumentar la rutina

  • Trotar con Ponky tres veces a la semana.
  • Y comer más vegetales.
  • Eliminar las sodas, refrescos y bebidas altas en azúcar.

Otros Tips:

En vez de estar charlando por Internet o por teléfono con tus amigos, charla mientras estés caminando.
Si estas deseando comer golosinas, trata de probar sólo un bocado y poco a poco te acostumbrarás a rechazarlo, así no harás un desastre en tu estómago.
“No te duermas” y decide por ti misma

No tendrás que contratar a una entrenadora personal para estar sana. Sé tu propia instructora. Escoge dos cosas ahora que crees poder lograr en un mes. Elabora una dieta variada, ejercicios muy activos, o intenta tomar uno de los míos a ver si se aplica a ti.

Particularmente estoy muy feliz por lo saludable que me siento. Es bueno visitar a mi doctora una vez al mes y ver los buenos resultados. ¿Podría realmente contar con tu apoyo y pensar que una amiga me acompaña en esto todos los días?

Fuente: http://www.soloentreamigas.com.mx

Publicaciones Relacionadas:

Enlaces patrocinados
Siguenos en Twitter
Suscripción

Ingresa tu e-mail y recibe lo más reciente en tu bandeja de entrada: