El ABC de unas curvas divinas
Enlaces patrocinados
Siguenos en Facebook
Siguenos en Twitter

El ABC de unas curvas divinas

El cuerpo que quieres en el tiempo que tienes

El ABC de unas curvas divinas

1.- Crea una estrategia

Si todavía no tienes una, tu tiempo de entrenamiento se convierte en tiempo perdido. Piensa qué equipo necesitas desde antes de empezar. Agarra lo que necesites (pesas, pelotas de estabilidad, bandas) y ponlo cerca de una colchoneta o banco para que puedas hacer toda tu rutina en un solo lugar. Al crear tu espacio personal en el gimnasio mejoras la intensidad y la eficiencia de tu entrenamiento, manteniendo tu ritmo cardiaco y tu metabolismo al máximo durante todo el tiempo mientras pasas de un ejercicio a otro.

2.- Cambia simples por compuestos

Si normalmente te enfocas en ejercicios que trabajan un solo músculo o grupo muscular (elevaciones de pantorrillas, extensiones de piernas y abdominales), ahorra tiempo reemplazándolos con movimientos compuestos como sentadillas, desplantes y lagartijas, los cuales trabajan más efectivo, quemas más calorías y trabajas todo tu cuerpo en menos tiempo.

3.- Disminuye los recreos

Al minimizar el tiempo de descanso entre cada ejercicio maximizas el impacto de quema de grasa en tu entrenamiento. Haz súper-series: alterna series de un ejercicio que trabaje la parte inferior con poco o ningún descanso. Si esto lo haces junto a otras personas aumenta la adhesión al ejercicio físico, en primer lugar por el compromiso que se produce al practicar con amigos, como también por el disfrute que produce la práctica social.

4.- Elige un buen momento para el cardio

Si haces cardio antes de entrenar resistencia, pierdes fuerza y energía rápidamente, así que mejor guárdalo para el final de tu rutina. Y si se te está acabando el tiempo, no te preocupes, termina por completo la rutina de fuerza, haz 10 ó 20 minutos de trabajo aeróbico, dependiendo del tiempo que tengas, pero no te olvides de realizar una buena elongación de todos los músculos al finalizar. Vas a mejorar tu nivel de acondicionamiento físico si al termina tu entrenamiento haces una buena recuperación para estar en óptimas condiciones para el próximo, ya sea con un trabajo regenerativo de trote, bicicleta o con una muy buena elongación geneal.

Publicaciones Relacionadas:

Enlaces patrocinados
Siguenos en Twitter
Suscripción

Ingresa tu e-mail y recibe lo más reciente en tu bandeja de entrada: