El calabacín es nutritivo y ayuda a perder peso
Enlaces patrocinados
Siguenos en Facebook
Siguenos en Twitter

El calabacín es nutritivo y ayuda a perder peso

Apenas tiene calorías, pero sí muchos minerales y vitaminas.


El calabacín es nutritivo y ayuda a perder peso

Es estupendo para tratar problemas digestivo, y en la cocina lo puedes preparar de mil maneras: en cremas, relleno, en pisto… ¡Una joya!

Pertenece a la misma especie botánica que la calabaza, pero el calabacín tiene sus propias características, independientemente de su variedad, tamaño o color. Está formado sobre todo por agua e hidratos de carbono, así como por una baja proporción de grasas y proteínas. Además, el consumo de esta hortaliza supone un aporte moderado de fibra. En cuanto a las vitaminas, destaca la presencia de folatos y una pequeña cantidad de vitamina C. A diferencia de la calabaza, que es muy rica en betacarotenos o vitamina A, el calabacín apenas los contiene. Lo que sí tiene, y muchos, son minerales, sobre todo potasio.

Tres buenas razones para tomarlo.

1. Ayuda a perder peso.

Por su escaso valor calórico se incluye en dietas hipocalóricas, aunque dependerá de cómo lo prepares. Frito duplica las calorías, por que absorbe mucho aceite.

2. Es muy digestivo.

Debido a su gran contenido en mucílagos, esta hortaliza tiene propiedades emolientes, es decir, suavizantes, sobre el aparato digestivo. Como tiene un ligero efecto laxante, es perfecto en la lucha contra el estreñimiento y resulta muy adecuado en el caso de estómagos delicados, dispepsia (mala digestión) y gastritis.

3. Bueno para el corazón.

Y no sólo para él; para el riñón también. Porque por su elevado contenido de potasio y su mínimo aporte de sodio, puede incluirse con éxito en las dietas de personas con cualquier patología tanto cardiovascular como renal; así como en los casos de quienes padezcan de hipertensión arterial, a los que ayudan a normalizar sus niveles tensionales.
Prepáralo cocido, rehogado, frito en láminas muy finas; asado, relleno de carne, pescado o marisco; gratinado con pan y ajo picado; en purés, salsas y pistos; en ensaladas o como guarnición de carnes.

Trucos que te conviene saber.

  • Si los vas a freír, es recomendable secar antes un poco su carne, para que contenga tanta agua y el aceite caliente no salte.
  • Intenta conservar siempre que puedas la piel, ya que es allí donde se concentran principalmente casi todos los nutrientes.
  • No tires las flores. Las más grandes y frescas, que generalmente están en los ejemplares más pequeños, se pueden rellenar: de carne, de arroz… ¡Deliciosas!
  • Al comprarlo, elige los más compactos, de pequeños o mediano tamaño, con la piel brillante, sin defectos ni manchas, y pesados en relación con su tamaño.
  • Las piezas más grandes suelen tener muchas pepitas y una carne menos tierna.
  • Se pueden congelar, aunque hay que escaldarlos unos minutos en agua hirviendo.
  • Aguantan hasta dos semanas en la nevera.

Publicaciones Relacionadas:

Enlaces patrocinados
Siguenos en Twitter
Suscripción

Ingresa tu e-mail y recibe lo más reciente en tu bandeja de entrada: