¿Cómo es el trámite para alquilar vientres en Argentina?
Enlaces patrocinados
Siguenos en Facebook
Siguenos en Twitter

¿Cómo es el trámite para alquilar vientres en Argentina?

El testimonio del médico Fernando Akerman, quien viaja a Miami para poner en contacto a sus pacientes con una agencia estadounidense nos permite conocer cómo se realiza el trámite en nuestro país, donde se busca legalizar la técnica.

Alquilar vientre

Alquilar vientre

agosto 25, 2011
Recomienda esta nota:

El médico Fernando Akerman hizo sus estudios en nuestro país y decidió especializarse en infertilidad en Estados Unidos, donde el alquiler de vientres es una técnica legal. En la Argentina este método no está legislado, por lo que el accionar del especialista es imprescindible: él realiza las gestiones en Miami, donde vive, y abre un consultorio temporal en Buenos Aires. Cuando recluta mujeres que buscan alquilar (subrogar) un vientre se pone en contacto con una agencia del país del norte que elige una mujer dispuesta a prestar su útero por 9 meses para que allí crezca un bebé. Una vez que viaja al centro de infertilidad norteamericano concreta el procedimiento, según publica diario La Nación.

En nuestro país se calcula que 1 de cada 6 personas presenta problemas de fertilidad. Si bien no es una técnica legal en la Argentina, a partir de 2011 las consultas se elevaron en un 500%, principalmente luego de que varias personalidades reconocidas comentaran del uso de este método para tener bebés, como son los casos de Ricardo Fort, Florencia de la V y Marisa Brel.

La decisión no es sencilla: elegir esta técnica para tener un bebé trae consigo varias inquietudes a las que Akerman ya está habituado a responder. Muchas veces el problema se presenta porque la persona o la pareja presenta dudas, mientras que otras el conflicto es simplemente monetario, ya que se trata de una inversión muy importante que ronda los 90.000 dólares.

Fernando Akerman explica que en nuestro país no existe legislación sobre el tema: “El código civil en la Argentina no reconoce la figura de madre sustituta”, afirma. En la Argentina la mamá es la que da a luz a su hijo, por lo que existen muchas trabas a la hora de llevar adelante esta técnica aquí.

El médico describe que en su mayoría los clientes son parejas heterosexuales que presentan dificultades para concebir. Entre ellos se hallan numerosos famosos, pero también un gran porcentaje es gente común, de clase media para arriba. Si bien es un procedimiento muy costoso no hace falta ser millonario para acceder a él.

Akerman aclara que de los 90.000 dólares que cuesta el procedimiento a la madre que alquila el vientre le quedan 20.000, mientras que 9.000 van para los abogados que llevan a cabo el contrato que establece específicamente lo que va a ocurrir durante el embarazo y para que una vez nacido el bebé cuente con protección jurídica.

Si existe una buena legislación y un buen contrato no se presentan dificultades, aunque el especialista afirma que “hubo casos en Estados Unidos en que la madre subrogada cambió de idea y trató de pelear en la Corte y no lo logró. También se dio el caso de unos gemelos que los padres que habían encomendado el tratamiento dijeron que querían quedarse sólo con uno de los gemelos y al final la madre sustituta se encontró con un bebe que ella no quería, pero decidió quedárselo y fue a la Corte, que le dio la custodia de los dos”.

Fuente: La Nación

Publicaciones Relacionadas:

Enlaces patrocinados
Siguenos en Twitter
Suscripción

Ingresa tu e-mail y recibe lo más reciente en tu bandeja de entrada: