¿Dolor de cabeza, cuello, ojos…?
Enlaces patrocinados
Siguenos en Facebook
Siguenos en Twitter

¿Dolor de cabeza, cuello, ojos…?

Masajes muy sencillos que los calman.

El estrés, la mala circulación sanguínea, estar muchas horas de pie, mantener una postura incorrecta… Todo esto provoca dolores, generalmente musculares, que tú misma puedes aliviar. Basta con seguir estas técnicas de automasaje y notarás que te sientes mejor.

El secreto está ¡en la punta de los dedos! Ni aparatos especiales, ni rodillos ergonómicos, ni terapias dificilísimas. El automasaje es una técnica que te ayuda a relajar los músculos, activar la circulación y aliviar dolores leves.
La parte más grande del cuerpo es la piel. A través de ella nos llegan las diferentes percepciones del exterior y, cuando nos duele algo, nuestra reacción es tocar, porque también nos transmite el dolor. La simple fricción de las manos en el lugar adecuado hace que nos sintamos bastante mejor, aprende cómo aliviar las dolencias más comunes con una herramienta a tu alcance: tus manos.

Relajar el cuello.

Relajar el cuello

Es una de las zonas donde más se acumulan el estrés y la tensión. El mejor masaje para desbloquear las terminaciones nerviosas, los músculos y los tendones es el de la técnica de las rotaciones. Debes estar sentado, porque algunos se marean con estos ejercicios.
1. Cierra los ojos, relaja el cuello y los hombros.
2. Baja la barbilla al pecho. Despacio, comienza a rotar l cabeza hacia el hombre derecho, sin subirlo.
3. Sigue rotándola haciendo círculos hacia la espalda, dirigiendo la nariz hacia el techo, no fuerzas demasiado el cuello para no hacerte daño. Hazlo todo lentamente.
4. Dirige el cuello lentamente hacia el hombro izquierdo.
5. Apoya la barbilla en el pecho. Haz 10 rotaciones desde le derecha, y otras 10 desde la izquierda.

Aliviar la cabeza.

Aliviar la cabeza

Estás a tope y llega un momento en que la tensión te satura. Notas unos pinchazos en la cabeza que cada vez son más fuertes. ¡Tranquilo!, tiene solución. Desconecta de todo, de los problemas, las preocupaciones… Concéntrate en pensamientos positivos.
1. Siéntate cómodamente. Mejor, en una silla con respaldo, para apoyar la columna y mantenerla recta. Utiliza los dedos pulgar, índice y anular (los pulgares, para apoyarte a ambos lados de la frente) y masajea dando círculos en sentido contrato a las agujas del reloj.
2. Si te duele detrás de las orejas… Es la zona occipital, para clamar este tipo de dolor de cabeza, debes hacer exactamente lo mismo, pero apoyando los dedos en esa parte, a ambos lados de la cara, en lugar de colocarlos sobre la frente.

Descansar los ojos

Descansar los ojos

Las terminaciones nerviosas de esta área se bloquean con bastante facilidad: por leer mucho tiempo o con poca luz, usar el ordenador… Primero, localiza la zona dolorida. Palpa alrededor de los ojos, incluidas las cuencas y las cejas. Y comienza el automasaje.
1. Utiliza los dedos índice y corazón de las dos manos.
2. Date pequeños y rápidos toques presionando con ambos dedos como si estuvieras aplicándote crema para el contorno de los ojos.
3. Empieza desde el lagrimal hacia fuera (que es la zona donde salen las ojeras), masajeando la mitad del ojo.
4. Después, sigue por la parte superior del ojo, desde el comienzo de la ceja o la nariz hacia la oreja, en ambos ojos. Hazlo lentamente, presionando con suavidad, pero sin oprimir.

Calmar los pies

Calmar los pies

Junto con la espalda, son los que más sufren, por que soportan todo el peso del cuerpo. Hay que localizar la zona que refleja en los pies el plexo solar: está entre los dedos pulgas e índice, justo en el hueco que dejan los huesos, aunque el punto exacto es diferente en cada persona.
1. Vete apretando con el dedo pulgar de la mano hasta localizar dónde tienes ese punto concreto.
2. Una vez localizado, aprieta con el pulgar y presiona lo más fuerte posible, aunque te moleste.
3. Realiza círculos a continuación apoyando en el empeine del pie la misma mano con la que estás realizando el automasaje.
4. Haz círculos con el pulgar hacia la izquierda por la zona refleja del plexo solar, donde te duela. Repite varias veces.

Publicaciones Relacionadas:

Enlaces patrocinados
Siguenos en Twitter
Suscripción

Ingresa tu e-mail y recibe lo más reciente en tu bandeja de entrada: