El maquillaje ¿está dañando tu piel?
Enlaces patrocinados
Siguenos en Facebook
Siguenos en Twitter

El maquillaje ¿está dañando tu piel?

Maquillarse pudiera parecer que es un poco como pintar una pared: puede cubrir imperfecciones y levantar el ánimo, pero no la mejora. Por eso, a diferencia de una pared, la tez necesita permanecer suave, húmeda y refrescante.
El maquillaje puede dañar tu piel

El maquillaje puede dañar tu piel

El problema con el maquillaje es que puede resultar secante si son mal utilizados, o los cosméticos no son los apropiados para tu tipo de piel, pues aún los productos fluidos contienen polvos y después que el líquido se evapora, un leve residuo polvoso puede aparecer sobre la superficie cutánea.

Si tu arreglo facial luce sin vida, se cuartea o corta y sientes la epidermis estirada o te escuece, posiblemente tu cutis esté sufriendo cierta pérdida de sus preciosos aceites naturales.

Recomendaciones para esos casos:

Evita el exceso de jabón y agua dura. Cada cierto tiempo, utiliza agua suavizada. Estos ingredientes solucionan mucho, agrégale al agua sola un poquitín de bicarbonato de sodio y otro de ácido bórico, para suavizar tu epidermis.

Desmaquíllate con crema siempre que puedas. Aplícatela, déjala trabajar un par de minutos y luego retírala con papel suave o algodón. Tonifica la piel con loción refrescante, mentolada, o con agua fría.

No descuides el uso de productos hidratantes, nutrientes, que penetren en la piel, la lubriquen y eviten la formación prematura de huellas de expresión, pliegues y arrugas.

Recurre a la manzanilla fresca para obtener una máscara suavizante y regeneradora. Toma capas finas de algodón o gasa, mójalas con el cocimiento (frío, del refrigerador) y ve poniendo las compresas por todo el rostro, incluyendo el área en torno a los ojos. Déjalas por media hora, y cuando las retires, no seques la piel: permítele ventilarse al aire.

Nunca te expongas al sol sin la protección de una loción o crema bronceadora de base oleosa. Sugerencia esencial si trabajas en la agricultura o vas de vacaciones a la playa, el campismo, una piscina o excursiones…

Refuerza tus cuidados de belleza en la medida en que transcurre el tiempo. A los 20 años, la piel no se comporta igual que a los 50. En esta época, ayuda mucho el uso de cremas nutriente o regenerante durante todo el día. Emplea una capa mediana que aplicarás mediante suave masaje rotatorio; pásate papel sanitario para absorber el exceso, presionándolo sin frotar contra la piel y déjatela puesta todo el tiempo que puedas.

Dos veces a la semana, mezcla una yema de huevo con una cucharada de aceite y hazte una máscara. Después de 20 o 30 minutos, retírala con agua a la temperatura ambiente. Antes de extenderla, limpia tu rostro con abundante agua fresca.

Estos son cuidados mínimos de belleza. Los máximos vendrán prescritos por el médico especialista a quien debes acudir en el caso de que tu cutis seco comience a presentar problemas.
Recuerda que la piel constituye el reflejo externo de cuanto sucede en el interior de ese maravilloso complejo que es nuestro organismo. Por eso, presta la máxima atención a las señales de alerta que envíe tu piel.

Repito: tu epidermis no es una pared para ser cubierta con capas y capas de pintura sin otro tipo de cuidados. Maquillarse es uno de los recursos para lucir más atractiva, pero conociendo a fondo la calidad y las cualidades o deficiencias de ese órgano vivo: tu piel.

Antes de dormir, emplea alguna crema nutritiva o humectante como tratamiento nocturno. Pero ¡cuidado! No uses crema limpiadora, producto destinado únicamente a la limpieza profunda, cuya acción abre los poros y extrae la suciedad, y que puede convertirse en un arma agresiva si lo extiendes por toda la cara y lo dejas así durante horas porque reblandece el tejido epidérmico, lo hace más sensible y vulnerable

Cuando vayas a la playa, utiliza el agua salada como tratamiento. Esta, sin embargo, suele actuar como un agente desecante. Si tu piel es seca, el tipo de cutis más delicado que existe, toma precauciones para que del disfrute del agua salada y el sol no se deriven consecuencias desagradables.

Publicaciones Relacionadas:

Enlaces patrocinados
Siguenos en Twitter
Suscripción

Ingresa tu e-mail y recibe lo más reciente en tu bandeja de entrada: