Implantes faciales
Enlaces patrocinados
Siguenos en Facebook
Siguenos en Twitter

Implantes faciales

Los implantes faciales pueden mejorar la apariencia y la autoestima. Si está buscando una mejoría de su aspecto y es realista en sus expectativas, la realización de un implante puede ser la elección adecuada.Existen diversos tipos de implantes, realizados de materiales distintos. Se emplean para aumentar la proyección del mentón o barbilla, para aumentar los pómulos y con menos frecuencia, para aumentar el ángulo de la mandíbula. Esta técnica se realiza siempre en quirófano bajo anestesia local con o sin sedación, o más frecuentemente, bajo anestesia general, dependiendo del procedimiento y de las preferencias del cirujano.

Implantes faciales

Implantes faciales

Generalmente los implantes son usados para obtener un mejor balance de los rasgos de un paciente y también pueden utilizarse para mejorar caras que parecen tristes y cansadas.

La cara está compuesta por elementos diferenciados. Estos son, el mentón, los pómulos, la mandíbula, los arcos de las cejas, los cuales pueden tener tamaños inadecuados o una prominencia no equilibrada respecto a los otros, produciendo falta de balance y armonía. Con los implantes faciales se busca cambiar la morfología de las estructuras básicas de la cara con el fin de conseguir el mejor balance entre todas ellas y, de esta forma, una cara más armoniosa.

¿Cuándo hacer una intervención de contorno facial?

Una cirugía del contorno facial puede realizarse de forma aislada o junto a otros procedimientos de cirugía estética facial como la mejoría de la nariz, un lifting de cara, una lipoescultura de cara y cuello. Los candidatos para este tipo de intervenciones son aquellas personas con discretos o llamativos desbalances en su estructura facial que buscan una mejoría, no la perfección, en su aspecto. Este tipo de intervenciones pueden mejorar no sólo el aspecto, también la autoestima.

Es muy importante que consulte cualquier duda que tenga con el médico Otorrinolaringólogo o Cirujano Plástico y que siga todas las indicaciones que se le den para conseguir el mejor resultado.

Implantes faciales

Implantes faciales

Riesgos e incertidumbres

Si bien es cierto que los implantes faciales producen cambios que mejoran claramente los rasgos, también aunque poco frecuente es cierto que se pueden presentar problemas como que el implante se desplace ligeramente de su posición y que sea necesaria una segunda operación para colocarlo correctamente. También puede presentarse alguna infección, aunque ninguna cirugía está exenta de este riesgo. Pero si se presentara alrededor de un implante y no se pudiera limpiar tras el tratamiento con antibióticos, el implante podría tener que ser temporalmente retirado y reemplazado.

Para que disminuya al máximo cualquier riesgo por mínimo que sea siga las instrucciones pre y postoperatorios con fidelidad y por sobre todo póngase en manos serias y responsables.

Tipos de Intervenciones

Mentón.

En esta zona es posible mejorar un mentón pequeño con un implante normalmente de silicona o de Porex, para mejorar todo el contorno desde el labio inferior hasta el cuello. Este mismo implante puede mejorar el aspecto de la barbilla vista de frente y dar más anchura si fuera preciso.
Es un complemento útil para mejorar el balance facial junto con una rinoplastia. En algunos casos, particularmente cuando la cirugía va a ser moderada o ligera, es muy útil emplear la grasa del propio paciente en vez de un implante. El resultado es muy natural, eliminándose los posibles efectos secundarios de las prótesis.

Pómulos.

En esta zona se puede resaltar el volumen o la forma usando implantes de silicona o también con la grasa del propio paciente.

Mandíbula.

Para producir mandíbulas más marcadas, anchas y fuertes se puede implantar prótesis diseñadas para este fin.

Otras zonas.

Se puede mejorar el balance en zonas como el arco de las cejas para aumentarlo o reducirlo, en el maxilar superior para mejorar el balance de la nariz. Todas estas técnicas se pueden realizar de forma aislada, combinadas entre ellas o con otras cirugías como una rinoplastia, un lifting de cara o cuello o una blefaroplastia.

Como se realiza la cirugía.

Esta cirugía se realiza en un quirófano de forma ambulatoria, con anestesia local con sedación, aunque lo mejor es utilizar anestesia general. Si esta operación no está asociada con otro tipo de intervención más compleja, todas las operaciones descritas se realizan en quirófano de forma ambulatoria, con anestesia local y sedación, aunque lo más recomendable es utilizar anestesia general.

Publicaciones Relacionadas:

Enlaces patrocinados
Siguenos en Twitter
Suscripción

Ingresa tu e-mail y recibe lo más reciente en tu bandeja de entrada: