La transición a una dieta sin carne
Enlaces patrocinados
Siguenos en Facebook
Siguenos en Twitter

La transición a una dieta sin carne

Muchas personas dejan de comer carne “de la noche a la mañana” y otras lo hacen gradualmente. Tienes que escoger el camino que más se acomode a tu manera de ser.

La transicion a una dieta sin carne

La transicion a una dieta sin carne

1

Transforma las comidas que habitualmente tomas, como la pasta, guisos o sopas, reemplazando la carne por soja texturizada o legumbres. Usa el tofu (queso de soja) para diferentes recetas de sopas o ensaladas, y para reemplazar el queso gratinado usa tofu desmenuzado o la levadura de cerveza en copos. La clave está en reducir paulatinamente y reemplazar la carne en tu dieta para siempre.

2

Visita las tiendas especializadas en busca de productos que te harán más fácil sustituir lácteos y carne. Busca hamburguesas vegetales, seitán, tofu, tempeh y leches de soja, avena o arroz. Puedes descubrir también la nata de soja, margarinas vegetales, mayonesa sin huevo, quesos sin lácteos y otros productos que te asombrarán. Incluso en tu supermercado de siempre puedes descubrir maravillas. Muchos alimentos no contienen ni necesitan ingredientes animales en su fabricación.

3

Atrévete a probar alimentos nuevos. Las hamburguesas y salchichas vegetales son un primer paso, asi como el tempeh, el tofu o el seitán, pero hay una gran cantidad de recetas que provienen de regiones como la India, China, Tailandia o Medio Oriente, donde preparan muchos platos vegetales. No temas a lo nuevo, dejar la carne es una aventura para el paladar. Prueba el hummus (paté hecho de garbanzos y especias), curries vegetales, falafel (bollos de especias y harina de garbanzo), seitán, rollitos primavera, sushi y makis de vegetales y frutas, cereales como el mijo, la quinoa, el bulgur. Te darás cuenta que comer carne no es otra cosa que reducir la variedad de tu dieta, y conocerás sorprendentes y deliciosos sabores.

4

Acostúmbrate a leer las etiquetas de los productos para asegurarte que lo que compras es saludable y no tiene ingredientes de origen animal.
Pon atención en las grasas animales que se incluyen en galletas y sopas, así como las gelatinas -provenientes de huesos, cartílagos y otros subproductos animales-. Incluso es muy común que se incluya suero de leche en muchos alimentos. Transforma las comidas que habitualmente tomas, como la pasta, guisos o sopas, reemplazando la carne por soja texturizada o legumbres. Usa el tofu (queso de soja) para diferentes recetas de sopas o ensaladas, y para reemplazar el queso gratinado usa tofu desmenuzado o la levadura de cerveza en copos. La clave está en reducir paulatinamente y reemplazar la carne en tu dieta para siempre.

La transicion a una dieta sin carne

La transicion a una dieta sin carne

5

Prefiere los productos naturales, integrales y no refinados. Obtendrás muchos más beneficios nutricionales y tu salud lo agradecerá. Incluye en tu dieta la mayor cantidad posible de vegetales y frutas crudas y con cáscara. Si pelas y cocinas en exceso los alimentos, éstos pierden calidad nutricional.

6

Pronto verás cómo te conviertes en un experto en nutrición y cocina. No temas a esta aventura.
Conocer qué comemos es conocer en qué nos transformamos al comer. Quizás en un principio este cambio requerirá un esfuerzo,pero a los pocos meses verás cómo todo deja de verse tan complicado.

Publicaciones Relacionadas:

Enlaces patrocinados
Siguenos en Twitter
Suscripción

Ingresa tu e-mail y recibe lo más reciente en tu bandeja de entrada: