Logre una vida saludable y feliz
Enlaces patrocinados
Siguenos en Facebook
Siguenos en Twitter

Logre una vida saludable y feliz

“La felicidad del cuerpo se funda en la salud; la del entendimiento, en el saber”. Tales de Mileto.

 

Viva saludable y sea feliz

Viva saludable y sea feliz

Ser feliz es una necesidad, todos aspiramos a ello, es una búsqueda que se suma a todas aquellas otras cosas que hacen que logremos nuestro bienestar.

Hay un hecho que se observa en los periodos vacacionales, la demanda de servicios médicos disminuye de manera importante.

Sólo acuden aquellos que requieren de atención por maternidad, accidente, o descompensación de alguna enfermedad crónica.
La pregunta es: ¿a qué se debe?, ¿será que realmente muchos de los que acuden no están realmente enfermos?, ¿qué diferencia tiene la época de vacaciones con otros periodos del año?, bueno el rasgo principal de las vacaciones es que representan un espacio de alegría en las familias.

Vida saludable y feliz

La felicidad empieza muy temprano; se inicia con la madre y se sigue manteniéndose en relación con ella.

Cuestión de endorfinas

Algunos dicen que están felices, que después se atienden su dolencia. ¿Será que la felicidad desaparece nuestras dolencias? Se han visto relaciones entre los estados de “felicidad” con la secreción de endorfinas, sustancias que son determinantes para generar sentimientos de alegría. La razón de cómo lo hacemos no está clara, pero una cosa sí es segura: la gente feliz tiende a vigilar su peso, a bajarle al consumo de sustancias que le hacen daño a su cuerpo, como el cigarro y el alcohol; también se cuida de identificar síntomas de enfermedades, son personas más dinámicas, más confiadas, y tienen muchas más relaciones sociales.

Esta última habilidad para manejar tanto sus relaciones intrapersonales como las interpersonales es un factor clave para el desarrollo y promoción de la felicidad. Cuidan y aman la vida propia y las de sus seres queridos.

Al sentirse bien con relación a algo que está sucediendo en nuestro entorno, van apareciendo impulsos que nos llevan a actuar con dolor o placer; de esta forma, afrontamos con éxito situaciones difíciles.

Amor en familia

La felicidad empieza muy temprano. Se inicia con la madre y se sigue manteniendo en la relación con ella. Este camino se puede bloquear cuando perdemos el contacto con ella. ¿No han notado la expresión “brillante” llena de alegría de alguien que está en conexión con su madre?, cuando alguien en la consulta dice que no es feliz, entonces le pido que me platique de su relación con su madre.

Salud y felicidad

“Los seres humanos podemos ser felices por un instante, pero un instante es una ventana hacia la eternidad”. Octavio Paz

Muchas relaciones con la madre están bloqueadas porque como hijos tenemos expectativas más allá de lo que se puede esperar de un ser humano; visualizamos para nosotros unos padres perfectos; si esto se diera así, no tendríamos la fuerza para vivir.

Somos capaces de vivir gracias a que nuestros padres tienen errores. Eso es lo que nos lleva a la verdadera vida. Por eso si amamos a nuestros padres exactamente como son, sin ponerles o quitarles nada, nos sentimos felices y nos vemos con brillo.

Un hijo o hija que no perdona, está acusando al mismo tiempo a sus padres, se está poniendo por encima de ellos y, de esta forma, pierde a sus padres, su suerte y su felicidad. Por otra parte, si perdona, todo lo que pasa o haya sucedido lo puede aceptar, así como fue, y esta aceptación se convierte en una fuerza.

En cuanto lo perdona o lo rechaza, queda débil, se pone por encima y a la vez queda pequeño. ¿Cómo estará su madre si tiene ese brillo, por esa buena conexión con ella? Ella, por supuesto, que está feliz, se abre su corazón y el amor fluye hacia usted. Y el padre, ¿cómo queda? El está en segundo lugar pero, desafortunadamente, en estos tiempos que vivimos, muchos padres están excluidos, y el padre que está excluido pone triste a la madre, la hace infeliz. Para que la madre sea feliz, tiene que respetar y amar al padre, y eso no siempre es muy simple porque los hombres son distintos, y las mujeres los deben de amar así como son: distintos.

Y los hijos también necesitan al padre para su felicidad. Por eso, hijos felices son aquellos que son mirados por la madre, y la madre a través de este hijo ama también al padre, y el padre mira a los hijos y, a través de ellos, ama también a la madre. Este tipo de niños son felices. Y lo más importante, los niños amados son niños saludables.

Fuente: Revista Misión Salud Año 1 No. 5

Publicaciones Relacionadas:

Enlaces patrocinados
Siguenos en Twitter
Suscripción

Ingresa tu e-mail y recibe lo más reciente en tu bandeja de entrada: