Mascarillas para el cuidado de tu cabello
Enlaces patrocinados
Siguenos en Facebook
Siguenos en Twitter

Mascarillas para el cuidado de tu cabello

Contaminación, agua salada de mar, días soleados o de lluvia, tintes capilares, secadora, estrés y mala alimentación son algunos de los enemigos que debe enfrentar el cabello, tanto en días laborales como de descanso, por lo que visto así, bien vale la pena efectuar algunas actividades para ayudarle a conservar su belleza y buen estado.
Entre los cuidados recomendados, están ahora en el mercado las mascarillas para revitalizar el cabello, son las mismas que usadas en los spas han dado tan buenos resultados y ahora sus beneficios se encuestran al alcance de todos, sirven para corregir el exceso de grasa o resequedad y así poder realzar nuestra belleza personal. Para fines prácticos, suelen agruparse en dos familias:
Mascarillas para el cuidado de tu cabello

Mascarillas para el cuidado de tu cabello

Nutritivas: Indicadas para el cabello seco, maltratado y deshidratado. Contienen sustancias tales como aceites naturales, gérmen de maíz y vitaminas.
Astringentes: Regulan la secreción sebácea en cueros cabelludos grasos; incluyen elementos que estabilizan la química de la piel, reforzados con sales de azufre o zinc.

Estos productos se aplican sobre el cabello limpio y parcialmente humedo, y se deja que trabajen durante madia hora como máximo (a veces bajo exposición de ondas caloríficas), ya que de ésta manera se logra la absorción del producto, siempre que se cubra la cabellera con una tolla, papel de aluminio o una bolsa de plástico. Para retirarla hay que enjuagar directamente con agua tibia.
Aunque toda persona es capaz de elaborar sus propias mascarillas, es recomendable asistir primero a una clínica de belleza para aprender a reconocer cúal es el tipo de cabello que se posee y, por ende, para saber cual es el tratamiento más indicado.

Por ejemplo, una persona que tiene un cabello en buen estado pero que decidió teñirlo o hacerse algunas luces o rayos, requerirá evidentemente de un producto acondicionador más profundo que cualquier tratamiento regular, ya que los químicos que permiten al cabello absorber el color también le hacen perder su brillos.
Asimismo, el producto es distinto par aun cabello lacio que para uno rizado, ya que la estructura de éste último es más frágil y tiende a dañarse con mayor facilidad, incluso con una simple llovizna. Por su parte, los cabellos grasos requieren limpieza profunda y menos nutrientes, ya que una mezcla demasiado agresiva puede ser contraproducente.
Una vez que se ha reconocido el problema es posible recurrir a tratamientos caseros o comerciales que recomiende el especialista en estética persona; sin embargo, no deben confundirse estas mascarillas con productos que se anuncian como tales, pero que en realidad son acondicionadores altamente concentrados que no enjuagan y que, aunque pueden ofrecer ayuda, no tienen el mismo potencial.

Mascarillas caseras.

Mascarillas para el cuidado de tu cabello

Mascarillas para el cuidado de tu cabello

Una vez que se conocen los requerimientos propios, las partidarias de los productos naturales pueden recurrir a recetas hechas por ellas mismas que les ayudarán a reconstruir su cabello y de las cuales se expresan un par de ejemplos a continuación.

* Mascarilla de plátano y miel

Mezcla el puré de 1 plátano, 1 huevo entero, 3 cucharadas de miel, 3 cucharadas de leche y 5 cucharadas de aceite de oliva. Mezcla bien los ingredientes y aplicala sobre el cabello, dejándola actuar durante 15-30 minutos. Luego enjuágala cuidadosamente y aplica un shampoo suave.
* Mascarilla de huevo
Mezcla 2 huevos enteros con 2 cucharadas de agua. El huevo tiene contenido alto en proteínas lo que añade brillo a tu cabello. Aplica al cabello recién lavado, masajeándolo bien durante 10 a 15 minutos, y luego enjuágate el cabello, lávalo con un shampoo nutritivo para cabello seco.

* Mascarilla de coco

Toma una porción generosa de crema de coco en tus manos y masajea tu cabello. Envuelve tu cabello con una toalla tibia y permite que la máscara se asiente en tu cabello durante una hora. Luego enjuaga bien y lava con un shampoo suave.

Mascarillas para el cuidado de tu cabello

Mascarillas para el cuidado de tu cabello

* Mascarilla de yogur

Bate la clara de una 1 huevo a punto de nieve. Mezcla con 6 cucharaditas de yogur natural. Aplica la máscara sobre tu cabello y déjala asentar durante 15 a 30 minutos. Luego enjuaga el cabello cuidadosamente y lávalo con un shampoo hidratante.

* Mascarilla de aguacate y miel

Mezcla el puré de 1 aguacate maduro, con 1 cucharadita de miel y 2 cucharaditas de aceite de oliva. Mezcla bien hasta que quede cremoso y luego masajea en tu cabello. Permite que la mezcla permanezca en el cabello durante 20 minutos y lava tu cabello con un shampoo suave. Los antioxidantes del aguacate ayudan a proteger el cabello de las agresiones del medio ambiente.

* Mascarilla de aceite de oliva y miel

Mezcla 3 cucharadas de aceite de oliva con 2 cucharadas de miel. Aplica a tu cabello y cúbrelo con un gorro de plástico. Deja penetrar por 30 minutos como mínimo, y luego enjuaga y lava tu cabello con uns shampoo hidratante,

Otros cuidados

Mascarillas para el cuidado de tu cabello

Mascarillas para el cuidado de tu cabello

Cabe destacar que el cuidado y buen estado de una cabello no depende sólo del uso de mascarillas, si no de una seria de medidas que, bajo supervisión del especialista en belleza persona, le permitiran lucir sana y atractiva:

  • Contar con una dieta equilibrada en base a frutas y vegetales, beber 2 litros de agua (8 vasos) al día.
  • Evitar el consumo de tabaco y alcohol
  • Acostumbrar el uso de un shampoo adecuado a las necesidades del cabello y utilizarlo de manera regular.
  • Considerar el uso de acondicionador cuando el cabello se maltrate o reseque con facilidad, o se se utilizan tintes o permanentes.
  • Lavar el cabello con agua tibia, no caliente.
  • Cepillar el cabello dos veces al día (mañana y tarde) para estimular su circulación; se debe comenzar por las puntas y subir poco a poco hasta llegar al cuero cabelludo.
  • Preferir peines de dientes anchos en vez de cepillos muy cerrados, pues éstos dañan el tallo del cabello e incluso lo rompen.
  • Lavar los peines cada semana con el shampoo y agua caliente
  • No abusar del secador ni del empleo de gel, spray o mousse (espuma).

Publicaciones Relacionadas:

Enlaces patrocinados
Siguenos en Twitter
Suscripción

Ingresa tu e-mail y recibe lo más reciente en tu bandeja de entrada: