¿Te imaginas eternamente bella? Los 20’s
Enlaces patrocinados
Siguenos en Facebook
Siguenos en Twitter

¿Te imaginas eternamente bella? Los 20’s

“Periodo ideal para empezar a cuidar la epidermis y maximizar el retraso del envejecimiento cutáneo”.
A esta edad la tez es muy noble, tiene una gran cantidad de fibras colágenas y elastinas que generan una óptima elasticidad para que siempre regrese a su estado natural sin que se marquen las líneas de expresión. Debes saber que el ciclo regenerativo de las células, que ocurre cada 21 días, es igual en cada una de las etapas de la vida, lo único que cambia es la calidad de colágenos y elastina. “Una piel joven tiene de 20 a 30 subcapas de capa córnea –la epidermis-; más allá de éstas son un exceso de células muertas acumuladas”. No utilices productos inadecuados e innecesarios ya que promueven la flacidez y alenta la producción de los activos esenciales.

Problemas

¿Te imaginas eternamente bella? los 20'a

1. Secuelas del acné.

Debido a los cambios hormonales, puede persistir el acné de la adolescencia, reflejado en cicatrices, manchas y lesiones inflamatorias. También puede ser causado por factores externos como el uso de maquillajes muy oleosos y/o con mucho talco, el cloro de la alberca y el mal hábito de no despintarse.
“Es importante diferenciar el tipo de acné que padeces pues existen tres”. “El acné comedogénico o punto negro, generado por el exceso de grasa que tapa el poro; es el más común y el más sencillo de tratar. El segundo es el acné con puntos blancos o espinillas, que también es posible tratar con cremas y limpiadores. Y el tercer tipo: las bolas enterradas o quistes infectados por el acné vulgaris, bacteria anaeróbica que crece cuando no hay oxígeno”. Éste requiere mayor cuidado y debe tratarse directamente con un dermatólogo.

Remedio: “No hay nada que quite por completo las cicatrices, pero puedes atenuarlas con cremas abrasivas a base de retinoides, vitamina C o ácido glicólico.

Correcciones mágicas: opta por la técnica de “camuflaje” para disimular naturalmente el acné y no hacer supercapas con la base de maquillaje. “Los correctores son ideales y básicos pues ocultan eficazmente las imperfecciones que la base no puede cubrir”. Por eso empieza con un corrector contra color en tono rojo o verde para neutralizar el grano. “Aplícalo con una esponja dando pequeños toques en las áreas localizadas del punto”. Luego agrega luz y sobra y perfila la zona con corrector claroscuro. Con otra esponja desvanece tu base de maquillaje a base de agua y espesor micromilimétrico, para una acabado atercipelado y parejo.

2. Piel grasosa, espinillas y ojeras.

Debido a que la regulación de los lípidos aún es inestable, la piel tiende a brillar demasiado durante el día.

Remedios: realiza una buena rutina de higiene en la mañana y en la noche. Lava tu rostro con un limpiador en gel. Hazlo espuma y enjuágalo sin tallar demasiado para retirar toda la suciedad. En seguida, elimina las células muertas con un exfoliante y evita poros incrustados. “Imagina que la capa córnea son ladrillos o células muertas unidad por un cemento llamado queratosis. Para retirar la mugre aglomerada y activar la descamación, hay que romper el cemento, si no lo haces la capa basal de la piel se vuelve floja sin renovarse constantemente”. Luego rocíate una loción hidratante y equilibra el manto lipídico. Finaliza con un humectante para el contorno del ojo, que disminuye las ojeras más oscuras.

Correcciones mágicas: “No se logra un buen maquillaje en una piel descuidada porque éste no es un resanador, sólo es una herramienta para enfatizar la belleza innata”. Si tienes queratosis y encima aplicas la puntura, crearás una pasta fea y grumosa, por eso lo más importante es lavar, exfoliar e hidratar la cara continuamente.
Si la piel es muy grasa con tendencia al brillo en la zona T, aplica un polvo traslúcido (no compacto) para que fije y mate la luz del área sin necesidad de aplicar color de más.
“Si te retocas a menudo con un polvo compacto, crearás dos coberturas de color dando un efecto totalmente empanizado”. ¡Y no querrás eso!
En caso de ojeras, aclara la sombra del párpado inferior con un corrector iluminador en un tono más claro que el de tu piel.

Publicaciones Relacionadas:

Enlaces patrocinados
Siguenos en Twitter
Suscripción

Ingresa tu e-mail y recibe lo más reciente en tu bandeja de entrada: