Trastornos de alimentación: Anorexia y bulimia
Enlaces patrocinados
Siguenos en Facebook
Siguenos en Twitter

Trastornos de alimentación: Anorexia y bulimia

Estoy solo en mi cuarto, me desnudo frente a un espejo y… ¿Qué es lo que veo?

Esa es nuestra imagen corporal, esta puede ser positiva en caso de aceptar mi cuerpo tal y como es, o negativa cuando existe una distorsión en como percibes tu cuerpo, te sientes ansioso, enojado porque no tienes el cuerpo que crees perfecto.
Los medios de comunicación a través de campañas de mercadotecnia como los famosos retos de comprar un cereal, comer solo eso y bajar de peso, han ido moldeando nuestros hábitos y nuestras ideas sobre lo más saludable.

Trastornos de alimentación: Anorexia y bulimia

Trastornos de alimentación: Anorexia y bulimia

Dietas funcionales vs dietas disfuncionales

Las dietas funcionales son aquellas que te enseñan a comer por nutrirte, por salud. Guardan siempre un equilibrio entre los diferentes grupos alimenticios (carbohidratos, proteínas y grasas), y regularmente se hacen intervalos de 3 tiempos principales y 2 snacks.

Por otro lado las dietas disfuncionales, son por lo general las dietas de moda, las dietas que cortan todo un grupo alimenticio (generalmente los carbohidratos) obligando al cuerpo a entrar en un estado de estrés o alarma. En pocas palabras son aquellas dietas que presumen perder muchos kilos en pocos días, trayendo consigo un efecto rebote y un metabolismo más lento que almacena más grasa.

¿Que es un trastorno de la alimentación?

Un trastorno a la alimentación se considera cuando las actitudes de una persona hacia la comida y al peso son tales, que los sentimientos hacia las actividades diarias y emociones son determinados por lo que se ha comido o dejado de comer, un número en la báscula o una talla de ropa; es decir, cuando antes de empezar mi día me peso y dependiendo del número en la báscula o lo holgada que está mi ropa ese día, determino mi estado de ánimo para el resto del día.

Los trastornos de la alimentación se dividen en 2 grupos principales:

Anorexia y bulimia.

La anorexia es cuando hay un miedo intenso a ganar peso o a estar “gorda”, la persona que la padece crea una restricción de lo que come, y en algunos casos puede no dejar de comer por completo, pero lo cierto es que van cortando grupos alimenticios especialmente los que tienen alto contenido de grasas y azucares.

Existe un peso corporal muy bajo, o la pérdida de peso es muy rápida y notable; cuando son mujeres existe una pérdida o irregularidad marcada en ciclos menstruales e incapacidad para iniciar menstruaciones cuando aparece en edad temprana, y en el caso de los hombres existe una disminución de líbido o potencia sexual.

Otros signos de la anorexia son la notable distorsión corporal que crea la persona que la padece, se siente gorda cuando es evidente que está baja de peso, se niega a tener hambre inventando escusas, y generalmente tienen frio, debido a la gran pérdida de grasa corporal.

La bulimia es cuando hay una búsqueda incesante de la delgadez acompañada de comilonas o atracones incontrolables de alimentos (generalmente altamente calóricos) en un lapso de 30 min. aproximadamente, seguido de esto se produce una culpabilidad muy grande, por lo que hay un deseo intenso de deshacerse de lo que se comió.

La forma en cómo la persona se deshace de lo ingerido puede ser por: vómito auto-inducido, laxantes, diuréticos, medicamentos, dietas estrictas, ayuno o ejercicio excesivo (3 horas o más).

El tratamiento

El tratamiento que se sigue en un trastorno de la alimentación es multidisciplinario, es decir, que se necesita la intervención de un medico general que valore el estado del paciente e indique los medicamentos que se necesita tomar, un psicólogo que ataque la raíz del problema el ¿por qué? de la enfermedad, y a un nutriólogo que en primer lugar vuelva a nutrir al paciente y posteriormente que lo enseñe a alimentarse con todos los grupos alimenticios.

¿Qué hacer si conoces a alguien con un trastorno en la alimentación?

Es importante que la persona que padece un trastorno de la alimentación tenga la ayuda profesional lo más rápido posible, entre más temprano se detecte la enfermedad es más fácil superarla.

  • Proporciónale información acerca de la enfermedad y de los posibles tratamientos que pueda recibir.
  • Busca ser un buen ejemplo en los hábitos alimenticios que llevas tu.
  • Platica abiertamente y exprésale que deseas ayudarle.
  • No promuevas la idea que la delgadez es sinónimo de felicidad, inteligencia y éxito.
  • Cuida tus comentarios hacia la apariencia o el peso de alguien.
  • Aprende acerca de las diferencias genéticas, no todos los cuerpos son iguales
  • No catalogues a la comida como “buena o mala”, todo se puede consumir en cantidades apropiadas.
  • Reconoce los mensajes destructivos que te transmiten los medios de comunicación y omítelos.

Publicaciones Relacionadas:

Enlaces patrocinados
Siguenos en Twitter
Suscripción

Ingresa tu e-mail y recibe lo más reciente en tu bandeja de entrada: