Enlaces patrocinados
Siguenos en Facebook
Siguenos en Twitter

Entradas con la etiqueta ‘area pelvica’

Períodos menstruales dolorosos

Son los períodos en los cuales una mujer experimenta dolor en la parte baja del abdomen tipo cólico, dolor agudo e intermitente o posiblemente dolor de espalda.

Periodos menstruales dolorosos

Periodos menstruales dolorosos

Aunque algo de dolor durante la menstruación es normal, el dolor excesivo no lo es. El término médico para los períodos excesivamente dolorosos es dismenorrea.

Consideraciones

Muchas mujeres tienen períodos menstruales dolorosos. Algunas veces, el dolor dificulta el desempeño de actividades académicas, hogareñas y laborales normales por algunos días durante cada ciclo menstrual. La menstruación dolorosa es la causa principal para que las mujeres entre sus años de adolescencia y hacia 20 años de edad pierdan tiempo en el colegio y el trabajo.

Causas

Los períodos menstruales dolorosos se clasifican en dos grupos, según la causa:

  • Dismenorrea primaria
  • Dismenorrea secundaria

La dismenorrea primaria se refiere al dolor menstrual que ocurre más o menos hacia el momento cuando apenas comienzan los períodos menstruales en mujeres por lo demás sanas. Este tipo de dolor por lo general no está relacionado con problemas específicos en el útero u otros órganos pélvicos. Se piensa que el aumento de la actividad de la hormona prostaglandina, la cual se produce en el útero, juega un papel en esta afección. Leer el resto de esta entrada »

Publicaciones Relacionadas:

Oye tú, ¡Cuerpo!: Relájate

El estrés crónico tiene serias consecuencias en tu salud (migrañas, depresión, enfermedades del corazón), pero la mayoría de las personas ni si quiera se dan cuenta de cuán agotadas están. Aprende a reconocer los signos de estrés en tu cuerpo.

Oye tú, cuerpo relajate

NARIZ

SIGNO DE ESTRÉS: estás estornudando y con flujo nasal.

El estrés puede acelerar tu reacción a alergenos por que debilita tu sistema inmunológico

RELÁJATE: las medicinas para alergias, sin prescripción, pueden ayudar pero también lo hace el ejercicio. Entrenamientos regulares de 30 minutos aceleran la liberación de epinefrina, el descongestionante natural de tu cuerpo.

PIEL

SIGNO DE ESTRÉS: te llenas de granitos.
Cuando estás tensa, tu cuerpo libera adrenalina extra que provoca le emisión de sebo, el aceite de tu cuerpo que origina granitos. Tan pronto como se produce uno, aparecen los demás.

RELÁJATE: lava el área problema dos veces al día. Limpiadores a base de gel o espuma son mejores para disolver el aceite. Si éstos no cortan la grasa, pide a tu dermatólogo una crema de retinoides eliminadora de grasa.

PELO

SIGNO DE ESTRÉS: tu melena está debilitada.

La ansiedad puede poner tus mechas en modo de crecer por que las hormonas del estrés pueden interferir con el crecimiento del cabello.

RELÁJATE: asegúrate de ingerir el suficiente hierro, ácidos grasos omega 3 y vitamina B12, todas las cuales promueven la salud del pelo. Consume alimentos como brócoli y salmón.

QUIJADA

SIGNO DE ESTRÉS: sientes arder tu quijada.

Tal vez estés apretando la mandíbula por las noches, una acción desencadenada por la tensión.

RELÁJATE: presiona una toallita húmeda caliente contra tu mandíbula durante cinco minutos antes de irte a acostar. El calor relajará tus músculos y evitará que presiones tus dientes. ¿No esta funcionando? Consulta a tu dentista para que te haga una guarda a tu medida

ESTÓMAGO

SIGNO DE ESTÉS: mueres por la comida chatarra.

Los niveles altos de cortisol, la hormona del estrés de tu cuerpo provocan tu antojo por lo dulce (gracias a tus antecesoras de las cavernas, quienes necesitaban disparar su energía para lidiar con situaciones tensas).

RELÁJATE: tus antojos durarán tanto como el cortisol deambule por tu cuerpo, así que intercambia una compra compulsiva de altas calorías por un chicle de sabor dulce sin azúcar.

ÁREA PÉLVICA

SIGNO DE ESTRÉS: tu menstruación se hace presente antes, después o no aparece.

Cuando estás estresada, tu cerebro manda señales que pueden alterar o interrumpir la ovulación.

RELÁJATE: habla con tu ginecólogo sobre anticonceptivos orales. Las píldoras de control natal balancean tus niveles de hormonas reproductivas y vuelven a la normalidad tu ciclo.

Publicaciones Relacionadas:

Enlaces patrocinados
Siguenos en Twitter
Suscripción

Ingresa tu e-mail y recibe lo más reciente en tu bandeja de entrada: